Skip to Content

Técnica para proteger la parte superior del cuerpo

Si aprende a utilizar correctamente la siguiente Técnica para proteger la parte superior del cuerpo, su antebrazo actuará como un “parachoques” para proteger su cabeza y la parte superior de su cuerpo de plantas colgantes, puertas de armarios abiertos y puertas de habitaciones que estén parcialmente entreabiertas. También puede usar esta técnica cuando se incline para recoger objetos o cuando revise el asiento de una silla antes de sentarse. Incluso si tiene algo de visión y piensa que está a salvo, no se arriesgue. Nunca se incline sin usar esta técnica de seguridad.

Es importante recordar que esta técnica solo protegerá parcialmente el área de su hombro y pecho, y no lo protegerá por debajo de la cintura ni le advertirá de los descensos, como escalones y escaleras. Para una protección máxima, debe usar una combinación de técnicas de protección del cuerpo inferior y superior y/o un bastón blanco largo.

La técnica:

  1. Levante su brazo más fuerte a la altura de los hombros y extiéndalo frente a su cuerpo, como si estuviera apuntando al frente.
  2. Doble su brazo para que su antebrazo esté sobre su pecho, y toque su hombro opuesto con las yemas de sus dedos.
  3. Mueva su mano aproximadamente a 10-12 pulgadas de su hombro.
  4. Puede estimar esta distancia visualizando una caja de zapatos o una regla colocada a lo largo entre su hombro y su mano.
  5. Doble los dedos, sepárelos ligeramente y mantenga la muñeca estirada mientras gira la palma hacia afuera para que quede mirando hacia otro lado.
  6. Mantenga el codo en alto mientras levanta el antebrazo diagonalmente por todo el cuerpo hasta que su mano esté a unas diez pulgadas delante de su cara.
  7. Gire la palma hacia afuera con los dedos apuntando hacia un ligero ángulo hacia su cara para protegerlos de lesiones y permita que el antebrazo sirva de amortiguador.
  8. Es importante mantener la mano y el brazo en esta posición, de modo que la parte superior de su cuerpo esté parcialmente protegida.
  9. Inicialmente, puede mantener esta posición por solo un minuto o dos, pero con la práctica repetida podrá mantenerla por períodos de tiempo más largos. Si su mano y su brazo están “flojos”, no serán tan efectivos para proteger su cabeza y parte superior del cuerpo.
  10. Si su brazo se cansa, puede cambiar y usar su otro brazo, repitiendo los pasos anteriores para mantener la posición correcta.
  11. Si no puede levantar el brazo debido a condiciones tales como artritis, derrame cerebral o Parkinson, intente usar una visera para proteger su rostro.